Guiso de arvejas partidas

Un plato de cuchara reconfortante

Winter is coming y los platos de cuchara ya apetecen. En este caso vamos a preparar un sencillo guiso de arvejas partidas. Las arvejas no son otra cosa que guisantes secos, partidos por la mitad para facilitar su cocción y digestión.

 

 

Ingredientes para 4/6 personas:

 

 

500gr de arvejas partidas

Una cebolla mediana.

Medio puerro.

Dos zanahorias medianas.

Una rama de apio.

Dos patatas medianas.

Dos dientes de ajo.

Una cucharada sopera de pasta de tomate concentrado. (o 3 de tomate frito normal, sin azúcar)

Una cucharada sopera de pasta de cilantro (opcional)

Una cucharada de postre de cúrcuma.

Una pizca de comino molido, una pizca de pimentón dulce ahumado, AOVE, sal y pimienta.

 

 

Preparación:

 

 

 

Lo primero que debéis saber es que los guisantes son una legumbre, y por lo tanto es aconsejable dejarla en remojo. Dejaremos las arvejas en agua la noche anterior con un poco de sal.

En una olla grande, haremos un sofrito con el ajo, la cebolla y el puerro picados muy finos. Cuando estén empezando a dorar, añadimos el apio cortado en daditos, y las zanahorias, y las patatas, cortados en trozos medianos.

Removemos y añadimos las especias; la pasta de cilantro, la cúrcuma, el comino, y salpimentamos al gusto.

Removemos dejando que las especias se integren, y añadimos las arvejas lavadas y escurridas. Añadimos agua hasta cubrir todo, y por último, añadimos la cucharada de pasta de tomate.

Dejar cocer a fuego lento unos 20min, o hasta que veas que la verdura está blandita.

 

 

Tips:

 

 

Fuente: https://bcampdera.wordpress.com/2013/09/11/beneficios-y-propiedades-de-las-arvejas/

Propiedades nutricionales y/o vitamínicas:
Las arvejas se pueden consumir frescas o secas presentando algunas diferencias significativas respecto a su contenido en nutrientes. Las frescas son mucho más dulces y sabrosas, y contienen mucha más agua que las secas, pero menos proteínas, grasas e hidratos de carbono.

Como todas las legumbres, son una importante fuente de fibra. Contienen fibra de los dos tipos: soluble e insoluble. La fibra soluble ayuda a reducir niveles elevados de colesterol y azúcar en sangre, mientras que la fibra insoluble contribuye a regular el buen funcionamiento del intestino, evitando el estreñimiento.

Además, la fibra en general, produce sensación de saciedad, con lo cual se nota menos “hambre”, y es muy útil para un control y pérdida de peso. Las arvejas secas contienen abundante fibra en su piel, lo que le confiere su textura rígida y dura.

Presentan también vitaminas como tiamina (B1), riboflavina (B2), niacina, piridoxina (B6), ácido fólico, vitamina K y vitamina C, así como pequeñas cantidades de alfa y beta-carotenos (precursores de la vitamina A). Es destacable la concentración de vitamina B1.

Las arvejas congeladas o en lata contienen menos cantidad de vitaminas y minerales como consecuencia del procesado del alimento.

Las arvejas contienen minerales como hierro, fósforo, magnesio, cinc y potasio. Unos 150 gramos de arvejas frescas cubren aproximadamente la cuarta parte de las necesidades diarias de hierro, la quinta de las de fósforo y la sexta de las de magnesio.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *