Espinacas con garbanzos especiadas.

Un plato que combina especias magrebíes (Ras El Hanout) y orientales (Furikake) para obtener un umami que no te dejará indiferente

 

Ingredientes para 4 personas:

 

 

Aceite de oliva.

1 kg de espinacas. Yo usé de las que ya vienen cortadas y lavadas.

Medio Kilo de Garbanzos cocidos.

Tres rebanadas gruesas de pan del día anterior.

Tres dientes de ajo.

Especias Ras el Hanout o morunas. (Una cucharada sopera)

Pimentón dulce ahumado. (Muy poco, media cucharadita de café)

Medio vaso de vino blanco y medio vaso de agua.

Una cucharada de café de Thaín (pasta de sésamo)

Una cucharada de café de Furikake.

Preparación:

 

 

Esta receta es muy fácil y rápida, aunque a priori no lo parezca por los ingredientes, pero ya vereis que se hace en seguida y el resultado es espectacular.

Empecemos.

En una olla o sartén ancha y profunda, echar el aceite hasta cubrir el fondo. Rehogar el ajo cortado en láminas y cuando empiece a dorar, echar el pan cortado en daditos.

Seguir rehogando hasta que ambas cosas estén doradas, echar el pimentón, remover y enseguida, echar el vino. Hay que darse prisa y no quemar el pimentón, o el plato amargará.

Cuando el alcohol haya evaporado, echar las espinacas, en crudo. Remover bien hasta que queden hechas, quedarán a menos de la mitad del tamaño original.

Por último, lavar bien los garbanzos bajo el grifo, y echarlos a la sartén. Salpimentar al gusto y echar el ras el hanout y el tahin. Mezclar todo a fuego lento un par de minutos y echar el agua. También puede ser caldo vegetal.

Dejar a fuego muy lento 5 minutos, espolvorear el furikake por encima y servir.

Tips:

 

Si os gusta el picante, se puede añadir una guindilla partida en dos cuando estéis en el paso de sofreír el ajo y el pan.

El Furikake es un condimento muy utilizado en la gastronomía japonesa para potenciar el sabor. Se usa mucho para potenciar el sabor del arroz blanco, en concreto. Os animo a probarlo un día, le da un sabor increíble. Se hace a base de algas y sésamo deshidratados y molidos,  existen muchas variantes, y muchas de ellas llevan pescado, el que yo utilizo es completamente vegano y bio. Andaos con ojo a la hora de comprar y mirad bien los ingredientes.

El Ras el Hanout es una mezcla de hierbas y especias (entre 4 y 30) originaria del Magreb, el nombre de esta mezcla en árabe significa “lo mejor de la tienda”, haciendo referencia a la mejor mezcla de especias que el mercader podía ofrecer. No existe una receta única del ras el hanout, cada vendedor o cocinero lo elabora de una forma especial que le caracteriza, así que ya sabéis, cuestión de probar. Hoy en día hay en cualquier gran supermercado, también en mercados tradicionales, no es difícil de encontrar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *